85 AÑOS de tradición enológica, aunando una larga herencia de conocimientos sobre la tierra y sus cepas transmitidos por la gente grande que mantuvo nuestro patrimonio vitivinícola. Un vino hecho con una variedad muy especial: Garnacha Tintorera, robusto y sólido como la herencia enológica que nos ha dejado la gente grande, especialmente mi padre, Pepe Belda.